10 técnicas parentales para un consumo de videojuegos responsable

¿Quieres tomar partido en educar a tus hijos e hijas en un consumo responsable de videojuegos y ocio electrónico? ¡Este decálogo de técnicas te ayudará!

1. Interésate. Muestra interés por saber a qué juegan, qué les gusta… Para ellos y ellas sus aficiones son importantes: no sólo aprenderás sobre qué están consumiendo, sino que sentirán que les valoras y estableceréis una relación de confianza.

2. Jugad en familia. Compartirás su afición y pasaréis un tiempo en común muy divertido. También podrás ver así cómo se comporta cuando juega. Obviamente, muchos juegos te podrán resultar difíciles si no tienes costumbre, pero hay otros muchos perfectos para gente con poca habilidad a los mandos.

3. Aprende a manejar los dispositivos. Conoce las consolas y demás aparatos que entran en casa y vayan a ser usados por menores, como mínimo para saber qué se puede hacer con ellos además de jugar (acceso a redes sociales, Youtube…). Configúralos para que su uso sea seguro.

4. Ubica las consolas y ordenadores en zonas comunes. Te ayudará a evitar usos indebidos, conocer cómo es el uso de los equipos de juego y sus contenidos favoritos, además de reforzar la idea del uso compartido de la tecnología y el ocio electrónico.

5. Enseña a compartir. A la hora de adquirir consolas, ordenadores u otros dispositivos de juego, conviene dejar claro (especialmente si se tienen varias/os hijas/os) que son de la familia al completo, y que por ello se van a gestionar a nivel familiar.

6. Negocia horarios. Llegad a acuerdos de cuándo se puede jugar, cuánto tiempo máximo, y siempre tras haber finalizado sus tareas y obligaciones.

7. Recuerda las prioridades. Los videojuegos, como cualquier otro hobbie, son un pasatiempo; y para niños, niñas y jóvenes, aprender y formarse es su principal tarea.

8. Ofrece alternativas de ocio. Toda persona necesita desarrollarse en muchos aspectos diferentes, y por eso no es bueno centrarse en una única afición, sea ésta cual sea (tampoco los videojuegos). Si los videojuegos son el único medio de ocio que conoce y disfruta centrará su atención en ellos. Es bueno ofrecer opciones alternativas de ocio para que no vuelque todo su tiempo libre en videojuegos. Especialmente interesantes son las actividades físicas en las que se relacionan con otras/os niñas/os.

9. Enseña sobre privacidad. Hay muchos juegos multijugador en los que pueden interactuar con personas desconocidas. Es nuestro deber recordarles que en nuestra vida online debemos tener las mismas precauciones, o más, que en la vida analógica en lo que respecta a relacionarnos con extraños. Nunca deben dar datos personales o de contacto a personas desconocidas, mucho menos si son adultas. Debemos ser conscientes en cada caso del nivel de exposición online de cada juego, y a su vez hacérselo entender a los y las menores.

10. No olvides tu objetivo:  No se trata de que dejen de jugar a videojuegos en general, sino que aprendan a ejercitar su ocio de forma responsable, como hacemos con cualquier otra afición.

¡Descarga este decálogo de técnicas parentales!