Control Parental

Todas las consolas actuales incluyen herramientas de control parental para poder administrar el tiempo de uso, así como otras cuestiones como el acceso a Internet o a determinados contenidos según su clasificación por edades. Te explicamos cómo activar estos sistemas en PS4, Xbox One y Nintendo Switch, así como en el popular juego Fortnite.

Las familias ya no se reúnen casi nunca en el sofá para ver un programa de televisión. Lo habitual ahora es que casa uno esté viendo su propia pantalla en el tiempo de ocio y en ella consuma contenidos audiovisuales a la carta, ya sea en una plataforma de streaming de video, televisión digital o juegos. Así, los padres ya no saben muchas veces qué están viendo los hijos ni el tiempo que invierten en ver vídeos o jugar. Esto puede llevar a que los chicos accedan a contenidos no adecuados para ellos, que alguien extraño consiga contactar con ellos o que se gasten dinero en compras dentro de los videojuegos. Lo más recomendable es estar con los niños para ver a qué juegan y cuánto tiempo lo hacen, y además así disfrutar de un rato de ocio familiar. Como todo en la vida, los padres deben guiar a sus hijos en el consumo de videojuegos y para eso hay que conocer las consolas, que la tecnología no asuste a nadie porque son más sencillas de entender y manejar de lo que parece inicialmente.

De la misma manera que un padre enseña a un hijo a vestirse o cortar la carne con cuchillo, debe guiarle a la hora de jugar para que el consumo de videojuegos se realice de forma sana: conviene saber de qué van los juegos que le gustan y para qué edades son adecuados y cómo funciona la consola.

De igual manera, hay que controlar el tiempo de juego, porque los juegos están diseñados para retener al jugador el mayor tiempo posible, y los críos -y los adultos a veces- no son conscientes de este hecho y pueden estar horas y horas jugando. El tiempo que estén los niños ante una pantalla jugando debe estar en consonancia con su edad y antes de empezar una sesión de juego hay que decirle bien claro que hay que respetar el tiempo establecido con la consola o el ordenador, con un pequeño margen por si cuando acaba el tiempo está en mitad de un nivel y no puede cortar el juego en ese momento) o, en el caso de juegos con partidas rápidas, establecer un número de partidas por cada sesión.

No obstante, no siempre es posible estar con los niños mientras juegan o quieren estar ellos un rato solos. Las consolas y los ordenadores con Windows 10 incluyen un apartado específico de control parental para que los padres puedan establecer límites de juego a los hijos tanto en tiempo como en los contenidos. Hay que tener cuidado de no perder las claves de este control parental ni dejarlas al alcance de los niños:

Cómo activar el control parental en Nintendo Switch

La consola de Nintendo utiliza una app de móvil para supervisar las sesiones de juego llamada “control parental de Nintendo Switch” en la que se restringen a qué contenido tienen acceso los menores por la clasificación de edad de cada juego, se restringen las comunicaciones con otros usuarios y publicaciones en redes sociales y se fija un límite de tiempo de juego por sesión. Cuando se superan los minutos que se hayan indicado, aparece un aviso en pantalla. Si el niño sigue jugando la app avisa y hay una opción de suspender la consola si está demasiado tiempo con la consola después del aviso. También se puede limitar el tiempo de juego diario. Con la app también se puede recibir un resumen mensual de a qué ha estado jugando el crío. Si no quieres usar un dispositivo inteligente, la propia consola tiene opción de control parental, aunque se limita a restringir los programas según la edad del menor, la publicación de capturas y vídeos en redes sociales, la comunicación con otros usuarios y el uso de la realidad virtual. Para evitar que el niño pueda realizar compras, hay que acceder a la cuenta Nintendo parental a través de un ordenador o móvil y, desde ahí, crear una cuenta infantil vinculada a la parental.

Cómo activar el control parental en Xbox One y Windows 10

Microsoft ha creado la forma de fijar el control parental en su consola y los ordenadores con Windows 10, pero para hacerlo hay que crear una cuenta Microsoft para cada miembro de la famila en https://www.microsoft.com/es-es  y al terminar de crearla y da la opción de configurar el control parental. Si el niño ya tiene una cuenta de menor creada, hay que pasar al siguiente paso.

Entrar en el perfil del adulto pulsando sobre su icono en la parte superior derecha de la pantalla y luego en “Familia” y agregar un miembro de la familia indicando que es menor si no está ya agregado. Debajo de su perfil aparecen distintas opciones de control parental en Xbox One y PC: actividad, tiempo frente a la pantalla, límites de aplicaciones y la posibilidad de agregar dinero para que pueda comprar dentro de los límites que establezcamos.

Desde la propia Xbox One también se puede configurar el control parental de la consola siempre que el menor tenga ya creada una cuenta Microsoft. Para ello hay que ir al perfil (pinchando en la imagen de la parte superior izquierda) e ir a “Configuración” y después a “Control parental”. Si la cuenta del niño no está añadida a la Familia, hay que incluirla y después se configuran las opciones.

Cómo activar el control parental en PlayStation 4

En PlayStation 4 el control parental puede hacerse mediante web (en playstation.com) o directamente en la consola, a través de la opción Administración de Familia. Hay que crear un usuario por cada menor que va a utilizar la consola y en ese perfil del niño se establece el límite de gasto mensual, la capacidad de ver y compartir contenidos generados por los usuarios y comunicarse con estos, el contenido al que puede acceder el niño en función de su edad en juegos y blu-ray, el tiempo que puede jugar cada día y si puede utilizar las gafas de realidad virtual. Hay que tener en cuenta que para que el niño juegue online hay que crear una cuenta de PSN a la que ya no se puede controlar en acceso a internet.

Cómo activar el control parental en Fortnite

Además de los controles parentales de cada plataforma, juegos como Fortnite tienen sur propias opciones. Para activarlas hay que iniciar Fortnite en cualquier plataforma, abrir en la sala del juego el menú de la esquina superior derecha de la pantalla, elegir control parental, vincular una dirección de correo a la cuenta y establecer un PIN  de seis dígitos que no conozca el niño (no hay que perderlo porque hace falta para modificar los ajustes de control parental) y ya solo queda activar o desactivar las opciones que se desee.