Por qué hay que saber qué es el código PEGI

No todos los videojuegos están destinados a un público infantil y juvenil. Igual que las películas tienen una calificación por edades, algunos videojuegos no son para que los jueguen los niños y chavales. Para saber cuáles son adecuados para cada edad los padres tenemos una herramienta clave: el código PEGI (Pan European Game Information), vigente en más de 30 países europeos entre los que está España. Nació en 2003 a iniciativa de las propias distribuidoras de videojuegos y lo asigna una entidad independiente.

El código PEGI establece cinco categorías de edad recomendada

+3 años: El juego es para todas las edades, puede tener violencia muy leve pero solo si es en un contexto cómico y con personajes no realistas. No hay palabras malsonantes. El número aparece sobre un fondo verde.

+7 años: Acepta formas suaves de violencia que no sea implícita, no esté detallada y no sea realista. Puede contener escenas o sonidos que atemoricen a los niños pequeños. El número aparece sobre fondo verde.

+12 años: Puede incluir escenas con violencia un poco más gráfica que la categoría anterior hacia personajes de fantasía o violencia no realista hacia personajes humanos, así como insinuaciones o posturas sexuales y un lenguaje soez leve. Puede haber juegos de azar tal como se llevan a cabo en la vida real en casinos o salas de juego. El número se muestra sobre un fondo naranja.

+16 años: Se fija para juegos en los que la violencia o la actividad sexual está descrita de forma semejante a la que se esperaría en la vida real. Puede haber juegos de azar, tabaco, alcohol o drogas ilegales. El numero tiene un fondo naranja.

+18 años: Es la clasificación de adultos y se asigna cuando hay una representación brutal de la violencia, asesinatos sin motivo aparente o violencia hacia personajes indefensos. También incluye la glamurización del uso de drogas ilegales y la actividad sexual explícita. El número se muestra sobre fondo rojo.

El PEGI es un número que aparece en la parte anterior y posterior de la caja en los juegos con edición física y en la ficha de los juegos de descarga y que indica a partir de qué edad es apropiado el contenido del videojuego para un jugador. Tiene en cuenta si el juego contiene palabras malsonantes, se muestra comportamiento sexual o violento, hay referencias a drogas, puede dar miedo o incluye juegos de azar.

Hay otra etiqueta más, PEGI OK, que indica que el sitio web o servicio en línea en los que aparece no tiene ningún contenido sexual, palabras malsonante, juegos de apuestas, fomento o consumo de drogas, alcohol o tabaco ni escenas de miedo.

¿Dónde encuentro el código PEGI de un juego?

En los juegos físicos el PEGI aparece en el margen inferior izquierdo de la portada y en la parte posterior de la caja, donde va acompañado de los descriptores de contenido. En los juegos de descarga digital aparece en la ficha del juego el símbolo del PEGI o se indica en texto la edad mínima recomendada.

Más sobre el PEGI

Al número de PEGI le acompañan los descriptores del contenido, que dan antes de comprar el juego información de por qué PEGI ha incluido el juego en una categoría:

– Lenguaje soez. Ya sea palabrotas leves, insultos sexuales o blasfemias. – Discriminación. Estereotipos etnicos, religiosos, nacionalistas u otros que pueden alentar el odio. Está restringido al PEGI 18

– Drogas. Drogas ilegales, alcohol o tabaco.

– Miedo. Imágenes o sonidos que pueden asustar pero sin contenido violento. Puede aparecer a partir del PEGI 7 – Juego. El juego contiene elementos que fomentan o enseñan juegos de azar que normalmente se llevan a cabo en casinos o salas de juego.

– Sexo. Dependiendo de la clasificación del PEG es más o menos explícito. – Violencia. Según el PEGI es más o menos realista y detallada. – En línea. Hay algún modo de juego que incluye conexión con internet.

– Compras in-game. Hay micropagos dentro del juego, lo que incluye loot boxes (cajas de botín).

Con estos indicadores es posible hacerse una idea de lo que hay en el juego y saber si es adecuado o no para un chaval. Por ejemplo, un PEGI 7 y un descriptor de violencia indica que en el juego puede que se dispare, pero no contra personajes con forma humana realista.

No obstante, no hay que fijarse únicamente en el número del PEGI, porque puede suceder que un juego tenga un PEGI +3 o +7 pero contenga micropagos, lo que supone que hay que prestar atención para evitar que el niño compre con dinero real objetos del juego o participe en las loot boxes que funcionan de manera similar a las tragaperras y loterías. El código PEGI ha recibido algunas críticas, como este hecho de que un juego pueda ser apto para todos los públicos y, a la vez, incluya cajas de botín y juegos de azar.